Parachromis dovii. Uno de los grandes de Costa Rica.

COMPARTIR

Cuando conocemos los cíclidos, la gran mayoría solemos quedar atónitos por su gran belleza y majestuosidad. No es algo que se pueda esconder fácilmente, estos peces suelen despertar un interés en quienes pueden observar más allá de guppys y platys. No quiero desmeritar la belleza de los poecíliidos, pero difícilmente logren acaparar el centro de atención de un acuario donde la estrella siempre será nuestro hermoso cíclido. Nuestro pequeño pero diversificado país cuenta con representantes para todos los gustos, desde pequeños cíclidos , hasta peces que por su tamaño y agresividad podríamos tomar como verdaderos mounstros de río, como es el caso de nuestro guapote lagunero Parachromis dovii quien por su fiereza y tamaño en Europa y Estados Unidos es fácilmente reconocido por el nombre de cíclido lobo.

Dicho guapote supera fácilmente los 40cm en acuario, no es quizá la mejor elección para los acuaristas más noveles o que recién están iniciando en el mundo del acuarismo. No por su complejidad de mantenimiento, ya que es un cíclido relativamente fácil de mantener en los acuarios, por norma general es un pez muy resistente, si no, por que su dificultad más notable está en el espacio que este pez necesita para su correcto desarrollo, mismo que difícilmente logremos adaptar para mantener estos peces; su agresividad y tamaño son sus principales puntos débiles para su mantenimiento en nuestros tanques.

El dovii (anteriormente Cichlasoma dovii ) es muy inteligente y tiene tanta personalidad que su territorio generalmente se extiende más allá del tanque en el que se mantiene, es uno de los pocos cíclidos que pueden de manera general comprender parte de lo que ocurre en la sala de estar donde se encuentra el acuario, logrando incluso saber diferenciar a sus dueños.

Parachromis dovii Fotografía Mauricio Parra

Esto último no está basado en hechos científicos directos, sino más bien en la observación de cientos de acuaristas que por medio de foros relacionados al tema han debatido esta peculiar situación con estos majestuosos peces, producto de la experiencia de muchos en el mantenimiento de estos ejemplares en acuarios por todo el mundo.

¿Cómo debe de ser una acuario para este pez?. Por norma general hablamos de acuarios de 120 galones para arriba, donde habitualmente es mantenido en solitario debido a su alto grado de agresividad, viendo a cualquier otro inquilino que pueda ser engullido como su próxima presa. Incluso para limpiar su acuario debemos prestar mucha atención para evitarnos sustos desagradables.

En el tema de alimentación no suele presentar grandes inconvenientes, pues aceptará gran cantidad de alimentos desde hojuelas hasta peces que pueda engullir en el tanque, muchos acuaristas suelen utilizar olominas y sardinas del género Astyanax para alimentar este pez en sus acuarios, practica natural en su medio ambiente, pero que de forma artificial en el acuario suele ser condenada por muchos , ya que la víctima rara vez tiene la posibilidad de escapar y ponerse a salvo de su depredador, esta práctica esta en la forma de verlo de cada acuarista, algunos lo ven bien, otros castigan estos menesteres.

Definitivamente un mounstro de acuario, que habita nuestros ríos de agua dulce. Regularmente los que nos hemos hecho con algunos de estos ejemplares es por que los mismos han sido capturados en su hábitat natural ya que lograr adquirirlos de cría en cautividad en nuestro país es casi imposible, por dos obvias razones de peso. La primera es el gran grado de desinterés que presentamos los costarricenses en nuestra ictiofauna, dulceacuícola, y la segunda por la dificultad de que el acuarista promedio destine un tanque de mas de 400 litros para mantener un solo pez.

Nosotros a nivel nacional, solemos decantarnos por aquel acuario lleno de peces multicolor, lo que a ciencia cierta podríamos llamar acuario mixto o tanque comunitario, con estos peces difícilmente lo logremos, por razones obvias que procederemos a comentar.

Ejemplar capturado en la naturaleza F0

Un pez de gran envergadura como lo es el Parachromis Dovii, requiere de compañeros de la misma envergadura y agresividad que lo mantenga a raya en el acuario.

Esto aunado a que por su envergadura ocuparíamos un tanque o acuario de dimensiones extra grandes, es cierto que habrá quienes comenten que han logrado mantener este pez a raya en un comunitario que rara vez supere los 120 galones, pero en esos casos sería interesante saber el tamaño que tenía el pez a la hora de ser mantenido, pues estamos casi seguros que si fuere un pez de talla grande, difícilmente, compartiría su territorio.

¿Existirán excepciones? pues quizá sí, es difícil saber a ciencia cierta el comportamiento de estos monstruos en el acuario, y de las peculiaridades de mantenimiento al cual fuera sometido el pez. No nos referimos a los parámetros químicos del acuario, si no más bien a las condiciones del acuario y de sus habitantes. En acuarios de grandes dimensiones, seguramente si sea posible mantenerlo en un acuario comunitario con grandes peces Centroamericanos ; pero reitero mi creencia que más tarde que temprano este pez tomará control del tanque, y los otros compañeros seguramente sufrirán las consecuencias cuando el Dovii quiera reclamar su territorio.

Textos Víctor Cordero , Fotografías Propiedad intelectual de Mauricio Parra

Te interesará leer la segunda parte de la entrega en el siguiente enlace: Parachromis dovii unos de los grandes de Costa Rica segunda parte.

COMPARTIR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *