Cría de Bettas

COMPARTIR

Este pez que conseguimos en la mayoría de tiendas de mascotas alrededor del mundo, será por su belleza o por su fácil mantenimiento en acuarios pequeños, pero lo cierto es que es un pez impresionante y podemos criarlo en casa. Solo tenemos que seguir algunos pasos para lograr tener éxito. Recordar que el éxito está de la mano con la dedicación y la perseverancia.

Al ser un pez de climas tropicales debemos tratar de reproducir su medio natural, al menos alcanzar la temperatura adecuada para la cría de 27º constante en lo posible y lograr los valores de agua necesarios para su bienestar.El pH debe mantenerse entre 6.5 y 7y dureza (gh) de entre 5º – 14º de blanda a semidura.

El acuario que podemos utilizar para realizar la cría deberá tener como mínimo un tamaño de 30x15x20, ya que la hembra ocupa lugar para alejarse del macho luego de la puesta. Se deberá agregar algunas plantas naturales o artificiales que sirvan de escondite ya que el macho se comporta un poco agresivo. Para el macho agregamos un objeto que flote, lo más utilizado seria el vaso de tergopol (estereofon) cortado al medio ya que forma un tipo de cueva que protege el nido de burbujas.

Al momento de escoger nuestra pareja debemos tener presente la edad, tamaño, estado de salud y claro las características que más nos gusten, a la hembra le vamos a prestar principal atención a su ovopositor, el cual debe estar desarrollado.

Antes de unir a nuestra pareja debemos mantenerlos separados sin poder verse ni ver a ningún otro pez, esto para aumentar el deseo sexual al momento de unirlos. El tiempo estimado para esto puede ser de una semana dándoles una buena alimentación, preferentemente artemia salina recién eclosionada o alimento seco de buena calidad.

fotografía Bettas Enrod

Llegado el momento vamos a soltar al macho en nuestro acuario de cría donde lo vamos a tener con un nivel de agua de unos 10 cm esto debido a que el trabajo del macho es rejuntar los huevos del suelo de la pecera para subirlos a las burbujas que forma en el nido. Si el nivel del acuario es mayor a los 10 cm perjudicara al macho ya que tendrá que hacer más esfuerzo para mantener a los huevos o en su momento a las crías cerca de la superficie, esto llevando a una disminución de alevines que lleguemos a poder criar.

La hembra cuando la introducimos en nuestro acuario de cría la colocamos en un recipiente que la separe del macho pero donde comparta el agua del acuario y que se puedan ver por lo menos la debemos tener dentro del recipiente un día. Con esto vamos a estimular al macho a que realice un buen nido o lo aumente si es que ya tenía uno, y cuando vemos el cambio de coloración de la hembra va a ser el momento en que la soltemos para que suceda el “abrazo”. Debemos estar pendientes al soltar la hembra ver su comportamiento y el del macho para evitar problemas como que se destruyan las aletas por perseguirse eufóricamente por todo el acuario o peor aún que destruyan el nido del macho.

Fotografía Bettas enrod

Dejamos a la pareja en el acuario máximo 3 días desde el día en que soltamos a la hembra pudiendo ser menos dependiendo del comportamiento de la hembra y/o del macho, pasados estos días sacamos a la hembra y dejamos al macho con la puesta máximo unos 3 días mas, el cual va a cuidar el nido día y noche. Lo sacamos cuando vemos a los alevines nadando de forma horizontal, ya que los días anteriores lo hacían en forma aleatoria, para este momento debemos tener listo el primer alimento que les demos, ya sea infusorio o yema de huevo hervida y disuelta en agua.

La yema de huevo la disolvemos en un recipiente con agua y le vamos a administrar unas cuantas gotas al acuario por día para que coman los alevines. Este alimento inicial lo vamos a proporcionar durante una semana ya que la boca es muy pequeña como para poder comer otro alimento, al finalizar esta semana cambiamos el alimento a la artemia salina recién eclosionada hasta que alcancen un buen tamaño y se les pueda proporcionar el alimento seco.

Muchos éxitos en la reproducción de este lindo pez

Autor: Esteban Garro

COMPARTIR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *